Seis lugares que deberías mancillar con tu pareja

Aunque la cama sea el lugar más cómodo que conocemos para disfrutar de nuestros momentos en pareja, elegirla como único punto para los encuentros sexuales puede convertirse en un error mortal. La rutina y la monotonía son dos de los grandes enemigos de la felicidad de una pareja, contra los cuales debemos emprender una lucha sin tregua.

No me malinterpretes, no quiero decir que haga falta estar innovando constantemente; el «más difícil todavía» puede llegar a ser incluso casi igual de peligroso que la pereza y el abandono, pero realizar pequeños cambios o llevar a cabo las aventuras sexuales que más os llamen la atención puede ser la manera ideal de que el interés y la pasión no decaigan.

En esta ocasión te traigo una lista de seis lugares en los que quizá no has reparado que podrías tener un sexo increíble, aderezado por la adrenalina del exhibicionismo. Pero te aviso, esta lista es solo para valientes: no encontrarás aquí las típicas sugerencias para sexo en el coche, en el cine o en la playa. Hoy vamos a ir un poco más alla:

En el bosque

Dale una vuelta de torno al sexo en un banco del parque y lanzaos a una aventura en el bosque. El aire limpio, el trino de los pájaros, la canción de un riachuelo cercano… Y el silencio. Buscad un rincón algo apartado del sendero en el que podáis disfrutar a tope de la naturaleza. Contra un árbol, sobre el suelo o entre unos matorrales, cualquier rincón será bueno para vosotros, los amantes del campo y el aire libre.

El gimnasio

Cuerpos sudorosos y ropa que puede llegar a ser muy provocativa, además de la sensación de bienestar que queda tras una jornada de ejercicio, son los alicientes principales del sexo en el gimnasio. Un encuentro en el vestuario es una nueva versión del sexo en los baños de un bar, aunque siempre podéis aprovechar la sauna o el jacuzzi si vuestro gimnasio dispone de ellos. Eso sí, con discreción, si no queréis volveros famosos.

En una fiesta de empresa

Si acudes a una cena de empresa con tu pareja, siéntate cerca de él o ella para deslizar, como quien no quiere la cosa, tu mano por su muslo en el momento menos pensado, rozar sus pies con los tuyos, o dedicarle alguna caricia inesperada y discreta que diga claramente «Eres lo más sexy que hay aquí esta noche y no sé si puedo contenerme hasta llegar a casa». Si sois lo suficientemente atrevidos podéis utilizar algún juguete con radiocontrol: los hay muy diferentes (algunos de ellos se controlan desde el móvil) pero todos son muy divertidos y discretos.

En el autobús o el tren

Todo el mundo habla de los aseos del avión, los aseos del avión y los aseos del avión, pero a mí particularmente no solo me da grima sino también claustrofobia y miedo a las alturas solo de pensarlo. ¿Por qué no sustituir el dichoso avioncito por un autobús o un tren? Para empezar, son mucho más asequibles, cómodos y accesibles. Es más, en un tren o un autobús interurbano tendréis muchas horas durante las que entreteneros por delante, y el diseño de los asientos podría permitiros mayor comodidad para satisfacer vuestros deseos, hasta el punto de que no os haría falta utilizar el baño.

En un parking

Lo bueno de los parkings es que, dependiendo de la hora, suelen ser lugares solitarios por los que no pasa mucha gente (no te recomiendo, por ejemplo, tratar de utilizar un parking para tus eróticos planes durante un sábado por la tarde en una gran ciudad, pero un domingo por la noche seguramente tengas suerte). Podéis elegir además entre quedaros dentro del coche, lo cual implica mayor seguridad, o salir y montároslo sobre el capó de un Mercedes azul o entre un par de Minis. La excitación está servida.

En un teleférico

Si tenéis la suerte de encontraros solos en la cabina de un teleférico, esta podría ser una genial ocasión para deleitaros en las alturas. Quizá sea recomendable abstenerse del coito, por razones de seguridad; por suerte, hay muchas otras formas de disfrutar del sexo. Será emocionante sentirse entre las nubes, observando desde las alturas, sin poder ser vistos. No me digas que no te llama la atención 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *